Schweppes invierte 8 M € para renovar su centro de Tordera

Inversiones

La amenaza de un impuesto especial a las bebidas azucaradas parece que no asusta, de momento, las inversiones de este sector en Cataluña.

La amenaza de un impuesto especial a las bebidas azucaradas parece que no asusta, de momento, las inversiones de este sector en Cataluña. Schweppes Suntory -el propietario de marcas como Schweppes (en Europa), Trina, Sunny Delight o La Casera- ha invertido cuatro millones de euros entre 2014 y 2016 en su centro de desarrollo tecnológico en Tordera, según informó ayer la empresa en un comunicado. Además, la compañía de refrescos prevé financiar con cuatro millones de euros la instalación catalana hasta el 2019. La inversión total, por tanto, sube a ocho millones de euros. El centro tecnológico Maresme se inició su actividad en los años 70 como planta embotelladora y actualmente es el núcleo de investigación más grande de la multinacional japonesa en Europa.

Las inversiones se han centrado en la creación de un nuevo laboratorio de análisis sensorial y otro de envases y empaque. Por otra parte, la empresa ha creado un área de servicios técnicos y analíticos y otra para desarrollar nuevos productos para las diferentes marcas del grupo. En este sentido, Schweppes Suntory España avanzó que ha puesto en marcha una planta piloto para producir bebidas o concentrados destinados a hacer estudios de mercado, además de un departamento de desarrollo tecnológico de ingredientes derivados de la fruta.

El equipo de I + D europeo de la compañía está formado por más de 100 investigadores, de los cuales 30 se encuentran en el centro de Tordera. Schweppes también cuenta con otro centro en Londres, donde trabajan 20 personas. La instalación catalana investiga sobre las marcas Schweppes, Orangina, Oasis, Trina, La Casera, Sunny Delight y Pulco.

Peaje fiscal al azúcar

Uno de los objetivos del centro de Tordera es conseguir reducir la cantidad de azúcar que contienen las bebidas de Schweppes Suntory. La Generalitat anunció el mes pasado que quiere aprobar una nueva tasa contra las bebidas azucaradas, un impuesto que poco tiempo después también planteó el gobierno español. En el caso del grupo japonés, esta medida afectaría, por ejemplo, las latas de Trina, que se podrían encarecer alrededor de un 7%. Sin embargo, otras bebidas, como Sunny Delight, escaparían de este peaje fiscal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.